MENOS CHAMUYO, MÁS LABURO

FUTBOL PROFESIONAL

Como en su momento utilizaron la escandalosa rescisión de los Romero, la renuncia de Montero sirvió de excusa para que la dirigencia solicitara el segundo borrón y cuenta nueva en este torneo, exigiendo que acomodemos nuestros humores a un “campeonato corto de 8 fechas”, con el objetivo de clasificar a la Sudamericana.

Lo cierto es que desde la salida de los gemelos y hasta la renuncia del impresentable DT uruguayo, esa “etapa” donde el plantel “estaba más unido que nunca” y “tiraban todos para el mismo lado” con un vestuario “sin estrellas”, cosechó 5 derrotas 3 empates y solo 2 victorias. Y ahora que arrancó el tercer campeonato dentro del mismo campeonato, vamos 2 derrotas en 3 partidos. Pareciera entonces que ningún recorte discrecional al servicio del “vamos viendo” logra enderezar el asunto. Quizás porque el problema sigue siendo el mismo de siempre.

Como si la miseria a la que someten al hincha no fuera suficiente, tuvimos que tolerar que, tras la victoria contra Godoy Cruz, desfilaran por los medios el Manager y Di Santo, dando a entender que la crisis que vive el Club no es tal, que lo que se dice “en el submundo de las redes sociales” no es un indicador válido de la realidad, que “desde que se fueron los paraguayos estamos mejor” y que “están convirtiendo los silbidos en aplausos”. La dirigencia que le baja el precio a la crítica del hincha encuadrándola en una histeria colectiva por malos resultados deportivos, tras una victoria envió en un raid mediático a sus empleados para revalidar miserias y vender la imagen de un Club ordenado y hermoso.  Entonces, ¿quién utiliza un resultado deportivo para “hacer política”? De mínima son canallas. De máxima son unos hijos de puta. Sin dudas son cínicos.

En el horizonte tienen dos semanas para trabajar. Para hacer una necesaria autocrítica. Para no malgastar esfuerzos extorsionando emocionalmente a la gente con relatos ficticios de cierto orden institucional inexistente. Son dos semanas que requieren menos chamuyo y más laburo. Porque ahora se vienen Gimnasia, Aldosivi y Sarmiento. Así como estamos, y en medio de este caos, igual tenemos argumentos deportivos para ganar los 3 partidos. Y ese debe ser el objetivo. Ganar. Porque somos una máquina insufrible programada para perder. Y esto no se aguanta más.

AUTOR: Manuel P. Astesiano Agote

Socio de San Lorenzo Nro. 9.588 Integrante de DBV Abogado @negrocasla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *